Por Alfons Cornella

A.C. es profesor de ESADE y responsable de Infonomía

¿Quieres mandarle un e-mail ?

Página II

Cuando lo explicaba pensé: "se jactaría de la misma manera si en lugar de tratarse de software se tratara de bienes físicos?". Por ejemplo, habría sido el grupo tan receptivo si el individuo en cuestión hubiera dicho: "al pasar por la carretera me he encontrado con unas cuantas señales de tráfico, de aluminio del bueno, y las he cogido para venderlas después"? O "he tomado una bicicleta que estaba sola por ahí"?

Nos empeñamos en encontrar soluciones técnicas de encriptación para proteger la propiedad intelectual. De ese tema ya tratamos en nuestro informe sobre "Pago de contenidos en Internet" (disponible gratis). O en definir protección de tipo legal para los contenidos, con nuevas propuestas de leyes de propiedad intelectual.

Es cierto que puede llegar un momento en que la tecnología sea tan avanzada en este tema que permita cosas hoy inimaginables. Por ejemplo, puede ser que dispongamos de fotocopiadoras que reconocen la marca digital indeleble ("marca de agua") presente en una página de papel, de manera que automáticamente anote un pago al propietario del original. Y, al mismo tiempo, imprima ese código indeleble en las fotocopias para que se repita el proceso en la próxima fotocopia (desconozco si existe esta tecnología, pero ya no me sorprende nada...).

Y también es verdad que no hay nada mejor para evitar el pirateo que conseguir que pagar sea más fácil que "robar" (los sistemas de micropago que vienen con fuerza, como Qpass y PayPal que pueden revolucionar este mundo).

La propiedad física

Pero creo que el problema es más de raíz: lo digital no se considera "propiedad" de nadie. Se acepta socialmente que no es de nadie. Obviamente no es está mi opinión (nuestro negocio es la venta de servicios digitales en Internet...), ni tampoco la de consorcios como la Business Software Alliance. Pero la apropiación indebida de lo intangible no está tan moralmente penalizado como la apropiación de lo tangible. Puede que sea una cuestión de evolución social: hasta ahora hemos vivido en un mundo de bienes físicos y hemos tenido que desarrollar un sistema de protección de la propiedad física para mantener la viabilidad de nuestras sociedades.

El problema es, pues, de interpretación: la demanda cree que es lícito apropiarse de la propiedad intelectual de otros, mientras que la oferta cree que a esos bienes se les debe aplicar las mismas leyes, y la misma moralidad, que aplicamos que se aplica a los bienes físicos.

Es un problema de falta de sincronía...

Aunque es posible que todo esto lo explique mucho mejor con imágenes el autor de TheComicReader.




[ No hay nada mejor para evitar el pirateo que conseguir que pagar sea más fácil que "robar" .]