Artículo cedido por la comunidad virtual

Calle 22.com

Pastelamericano
Unaartista camaleónica de voz modesta
13-04-00
Segúnla crítica, desde su álbum "Ray of Light" (1998),Madonna ya no es la parodia de Marilyn Monroe. Sin dejar su aire provocador,ahora se muestra como una intérprete de avanzada, lejos de su épocade "Material Girl".
Por: Chucky García


Chicamaterial

En1998, coincidiendo con su cumpleaños número 40, Madonna LouiseVeronica Ciccone colgó en el closet los hot panties de la Chica Materialde los ochenta y se puso los vaqueros de la artista femenina máscontemporánea de la música norteamericana en los últimosaños. ¿Un acto inconsciente? No. No hay actos inconscientesen esta artista camaleónica de voz modesta, donde sólo hasido uniforme su compromiso interno con la contemporaneidad, con ese hechode estar al día y con el de convertirse en una muestra viva de lasexpresiones que rodean el quehacer de nuestro tiempo. Durante toda la décadade los 80 y más de la mitad de los años 90, Madonna adaptósu música a las nuevas tendencias sexuales, a los designios de losdiseñadores de moda, a la cultura de las minorías étnicaso urbanas y a los lenguajes en boga en el séptimo arte.
Éxitocomercial

Laimagen de Madonna ha estado preñada, por ejemplo, por los productosde primera necesidad en las sex shops europeas y estadounidenses. Su música,también tras la búsqueda de ámbitos generacionales,ha experimentado con corrientes tan raizales como el flamenco y el bluesy con tendencias aún no definidas como la música new age.Sus poses de bailarina provocadora, geisha autista, adolescente ingenuay sobria beata han estado marcadas al mismo tiempo por su inclinaciónhacia los fenómenos de la bisexualidad y de la cultura discotequera;y luego, de la noche a la mañana y sin que nadie se lo explique,han mutado hacia roles como el de empresaria discográfica, madrede familia e intérprete de vanguardia.

A finales de la década pasada, Madonna influyó en eléxito comercial y corporativo que alcanzó su propia compañíadiscográfica, Maverick Records, a través de la estructuradarepresentación artística de artistas como Alanis Morissette.Por otra parte, publicó uno de los álbumes más notablesdel género electrónico, Ray of Light, y se afilió ala espiritualidad del yoga como una forma de enseñarle mejores valoresde vida a su pequeña hija María Lourdes.


Casiperfecta

Noes una coincidencia que hoy, cuando su anticlerical álbum Like aPrayer cumple once años de existencia (fue publicado el 3 de marzode 1989), Madonna se haya reinventado su carrera a tal punto que la críticaenfatiza su madurez sin que ella haya dejado de ser artísticamenteprovocativa. Tanto, que este año puede darle una notoriedad aúnmayor en la cultura popular americana gracias al respeto de sus colegasy de los críticos y no como resultado de sus viejas recetas de escándalospúblicos.

Después de Ray ofLight, Madonna no ha necesitado bailar de nuevo sobre símbolos cristianosen llamas como en sus comienzos. Su reinterpretación del clásicotema pop de Don McLean, American Pie, publicado en formato de single enel pasado mes de febrero, ya estaba, en marzo, en la casilla númerouno del Top Ten del Reino Unido y en el primer lugar de otros listados deAlemania, Italia, Australia, Polonia, Suiza y España. Mas que unaconsecuencia de sus millonarios registros en ventas (casi 100 millones decopias), la convicción del público frente a la versión"electro pop" que la artista logró de esta canciónde los años 70 se debe a que la revalidó ante una generaciónque la consideraba irrelevante.


Siguente página >>



[Su música ha experimentado con corrientes tan raizales como el flamencoy el blues y con tendencias aún no definidas como la músicanew age. ]