Por Chucky García

Chucky García es editor de Arte y entretenimiento de la Comunidad virtual
Calle22.com


¿Quieres mandarle un
e-mail
Horteras latinos:
productos latinos que hacen apología del mal gusto
12-10-00


Gloria Estefan

Esta anti-Castrista ha construído, junto a su esposo Emilio, la primera mafia multinacional del latin-beat. Los Estefan contratan compositores frustrados de Colombia y Cuba y los encierran en Miami para que fabriquen canciones dulzonas con una fuerte dosis de maracas y congas sampleadas -pseudo salsa- que luego son interpretadas por ex protagonistas de telebovelas. Post, Emilio utiliza su tráfico de influencias en la Sony para que los firmen, mientras que Gloria cobra el cheque y baila en la disco como alocada menopáusica disparando sus últimas balas entre un grupo de adolescentes.

Sergio Cabrera

Director de cine colombiano que se reinsertó a la sociedad luego de pasar un tiempo en el monte creyendo que era guerrillero y sobrino de Mao, ha dedicado sus últimos años a fabricar payasadas fílmicas ("Golpe de estadio") donde la tragedia social colombiana es simbolizada con un subversivo que le arroja un pastel a la cara a un militar. En la vida real, es un tanque de gas lo que se usa y luego la cabeza del militar es utilizada de balón de fútbol. En sus cintas, Cabrera, quien ocupa un cargo burocrático enel gobierno, suele contratar a pésimos actores como su pensionado papá y su anoréxica ex esposa. Ciencia ficción de muy mal gusto.

La Maldita Trinidad: Chayanne, Luis Miguel & Ricky Martin

Cantantes de Puerto Rico y México cuya entrada al mundo del espectáculo fue negociada por sus padres o mánagers como si se tratara de un cupo en un campamento de verano, representan hoy día al semental masculino tope Miami, el grasoso latin lover, cuyos culos se mueven más rápido que sus cerebros. Sus coreográficas formas de vida, fluorescentes trajes de satín y pelos atiborrados de laca y brillantina -de común uso entre los paletas y conductores de vehículos públicos en Latinoamérica- solo son avalados por insulsas chiquillas en medio de un volátil despertar sexual.

Walter Mercado

Afeminado mentalista de origen brasileño cuyo entorno de velos, sahumerios de sándalo y velas rojas tiene una sospechosas familiaridad con el set de película porno-gay de bajo presupuesto. Mercado, excéntricomillonario que con frecuencia visita el quirófano para aniquilar su papada, alisarse su lánguidacara y respingarse el derriere, vende sus difamatorios paranormales a altos costos y fácilmente podría hacerse anunciar en la final del Super Tazón americano. Igual que Paulo Coelho, ha hecho una fortuna vendiendo recetas para conseguir amigos y panfletos para personas de baja autoestima.

Siguente página >>


[ Los Estefan contratan compositores frustrados de Colombia y Cuba y los encierran en Miami para que fabriquen canciones dulzonas con una fuerte dosis de maracas ]