Por Iván de la Torre

Iván de la Torre es analista programador, dibujante de cómics y periodista free-lance.


¿Quieres mandarle un
e-mail
Ninch Inch Nails:
la furia mecanizada
01-03-01

Trent Reznor es a Ninch Inch Nails lo que Brian Wilson a los Beach Boys: el alma y guía de la banda; desde su disco debut en 1989 con 'Pretty Hate Machine' (que contenía el hit 'Head a like Hole'), Reznor a venido desnudando los conflictos que asolan su alma como fantasmas vengativos e hirientes: desprecio, lujuria, rabia, destrucción.

Reznor representa uno de los ejemplos más claros del artista torturado que vuelca en su obra parte de su traumática vida para beneplácito de sus fans. Su siguiente trabajo sitúo a NIN en la cima de los charts: 'The Donward Spinnal' narra la historia de un hombre que desciende a los límites de la autodestrucción. Este disco contenía el hit 'Closer' que convirtió a Reznor en estrella pero también lo obligó a replantearse sus límites y objetivos.

Así, desde la salida del álbum en 1994, Reznor estuvo virtualmente desaparecido, dedicándose a varios proyectos alternativos que incluyeron la colaboración en las bandas de sonido de películas: 'Asesinos Natos' ('Natural Born Killers') de Oliver Stone y 'Carretera Perdida' ('Lost Highway') de David Lynch; la producción del disco consagratorio de Marilyn Manson (alternativamente amigo íntimo, enemigo personal, y casi amigo de nuevo), Antichrist superstar, y, por fin, la preparación de su nuevo trabajo: 'The Fragile'.

Trent Reznor: cuando el abismo mira el abismo

A pesar del aspecto que pintan las fotos de Reznor y las letras de sus discos, este ha sido descrito por sus entrevistadores como un ser tímido, solitario y educado. Seguramente lo es, pero también existe una furia secreta que estalla en cada uno de sus obras y que obliga a replantearse la verdadera naturaleza de la realidad tras las imágenes que nos hacemos de ella.

El propio Reznor tuvo que someterse a un traumático autoanálisis tras el gigantesco y sorprendente éxito de crítica y ventas de 'The Downward Spiral', antes de poder comenzar a preparar su siguiente trabajo: "Estaba en un punto en el que ni me acordaba de por qué estaba en esto. Olvidé por completo que lo realmente importante es la música. Siempre pensé que, haciendo el tipo de cosas que hacía, sería maravilloso si alcanzaba el éxito. Entonces lo tuve y no fue tan bueno como pensaba [...] Me llevo tiempo calmarme y cambiar mi cabeza. [...]".


Siguente página >>


[ Reznor representa uno de los ejemplos más claros del artista torturado que vuelca en su obra parte de su traumática vida para beneplácito de sus fans ]