Por Iván de la Torre

Iván de la Torre es analista programador, dibujante de cómics y periodista free-lance.


¿Quieres mandarle un
e-mail
Richard Ashcroft
hombre de ningún lugar
09-05-01

Richard Ashcroft era el cantante de 'The Verve', banda que se separó en 1999 después de sacar dos discos sin éxito, 'A Storm in Heaven' (1991) y 'A Northern Soul (1994), y vender dos millones de copias del tercero, 'Urban Hymns'; que contenía tres excelentes temas escritos por el propio Ashcroft: 'Bittersweet Symphony', 'The Drugs Don't Work', y 'Lucky Man'.

Ashcroft declaró sobre la separación que se había vuelto algo inevitable. "Antes que torturarme reflexionando, analizando, haciendo de árbitro entre las distintas personalidades, necesito acción. [...] Mantener la supervivencia del grupo habría sido muy poco realista, un verdadero desastre. Había demasiados problemas personales. Empezamos juntos a los 16 años; en esa época teníamos un sueño en común. Después nos pasamos seis años luchando juntos para alcanzar ese sueño, y cuando por fin llegó el éxito, todos esos sacrificios, esas cosas que no nos dijimos en los primeros tiempos salieron a la superficie".

La separación del grupo

Después de la separación, el alto y desgarbado cantante no se detuvo: se casó con la hermosa Kate Radley, ex-integrante de 'Spiritualized, tuvo un hijo con ella, Sonny, y sacó su primer álbum solista 'Alone With Everybody' (2000), por aquel entonces, ya se le consideraba uno de los más prometedores cantautores de Inglaterra.

'The Verve' estaba definitivamente en el pasado, aunque 'Alone With Everybody' tiene ecos pronunciados de esta etapa de Ashcroft. No se preocupen, todo tiene su explicación: tras la separación del grupo, el cantante entró a los estudios Olympic de Londres para grabar algunas canciones que no había podido registrar con su ex-banda. Comenzó solo, pero luego llamó al productor Chris Potter (con quien trabajó en 'Urban Hymns', primer contacto), Pete Salisbury (ex-baterista de 'The Verve, segundo contacto), B.J. Cole y su propia esposa, Kate Radley.

En el disco se destacan el hit 'A Song For The Lovers', la balada 'Brave New World' y el rockero 'Money To Burn'; por otro lado merecen nombrarse la folkie 'You On My Mind (In my Sleep)', la pacifista 'C'Mon People (We're Making It Now)' y 'New York, New York'.

En una época de escasas figuras rockeras, Ashcroft reluce con brillo y calidad, como una promesa de cumplimiento firme con muchos temas recordables para los años porvenir.

Más información

Richard Ashcroft


[ 'Mantener la supervivencia del grupo habría sido muy poco realista, un verdadero desastre. Había demasiados problemas personales'.]