Por Chucky García

Chucky García es director de la agencia Press Riot y colaborador de Bitniks

¿Quieres mandarle un
e-mail?
Página II

"Mafia colombiana de la música latinoamericana en Miami"

En Colombia, por ejemplo, representantes de Naras hablaron de la importancia que tenía que muchos otros artistas locales se sumaran a la que ellos, textualmente, llamaron "Mafia colombiana de la música latinoamericana en Miami". Dirigida por productores y managers como Kike Santander ("testaferro" del "cartel" de los Estefan) y Fernand Martínez (ex representante de Enrique Iglesias), esta supuesta mafia tiene como misión norteamericanizar la música latina o hispanoamericana a cualquier precio, incluyendo lo que Martínez llama "adoptar un proceso de biculturización", es decir, "el tipo de conciencia americana que deben tener los artistas latinos o hispanoparlantes para poder triunfar en USA".

El hambre que tienen éstos -y el propio gobierno local- por quedarse con el pedazo más grande del negocio es tal, que hasta las propias políticas anticubanas que reinaban entre las autoridades de Miami fueron dilatadas al punto de su propia erradicación, principalmente por la presión que ejercieron influyentes políticos de la ciudad que se percataron del impacto económico de los galardones, como lo corroboró la cadena CNN y la agencia de noticias Reuters.

En este sentido, si el propio Fidel Castro quiere su premio Grammy lo tendrá. En Miami no sólo se cuecen esperpentos económicamente funcionales como 'Living la vida loca', sino que se apaciguan los actos revolucionarios entre dosis de boutiques, rubias de silicónica forma y buffets donde los intoxicantes e insulsos cócteles de rap, maracas, rancheras y trova embriagan al público hasta el punto de funcionar como una lobotomía misma.

Mientras tanto, Latinoamérica y la música en español esperan por una oportunidad decente. ¡Miami apesta!

 


[ Si el propio Fidel Castro quiere su premio Grammy lo tendrá. En Miami no sólo se cuecen esperpentos económicamente funcionales como 'Living la vida loca', sino que se apaciguan los actos revolucionarios entre dosis de boutiques, rubias de silicónica forma.]