Por Chucky García

Chucky García es director de la agencia Press Riot y colaborador de Bitniks

¿Quieres mandarle un
e-mail?
La farlopa de mamá
El papel de las progenitoras de artistas
11-07-01

Comienza con un buen viaje, luego se convierte en adicción y su próxima parada es un estado depresivo-desequilibrado con pérdida de la personalidad y la autonomía. En otras palabras, no metas en tus negocios artísticos a mamá o terminarás como Tamara, creyendo que aquella palestra de burlas que te rodea es el mundo intelectual que te aplaude.

Estamos hablando de convertirse en blanco de irónicos señalamientos como ser comparado con David Bowie o ser considerado como el estandarte de cualquier tipo de generación, cuando en el fondo está claro que ni Bowie ni las generaciones quieren que los relacionen con un freaky mimado.

Los tontos incondicionales

Mas en un estado tan bajo de autoestima el cerebro de un intérprete con mucho menos de Seisdedos de frente es permeable y sufre de incontinencia, y permite que otros señalamientos crueles -como el de ser considerado como un "Superstar"- pasen a ser exhibidos como el máximo orgullo de los pañales Tenna.

Dejando de lado a los tontos incondicionales, al final de cuentas todos saben que dicho pañal sigue escurriendo orines de bebé y que nadie se tomará en serio los llantos y pataletas de quien los lleva puestos.

Mamá será la única que entrará entonces a la escena del crimen, para cambiar la ropa, echar los talcos en el culo e invertir cualquier cantidad de dinero para encubrir el repugnante espectáculo. Y nada es gratuito, valga la aclaración, porque los hijos tan bien son bolsas de valores que se cotizan a muy buen precio o simplemente se vienen abajo, mientras los dueños de las mismas hacen sus apuestas al mejor postor, al mejor producto, a la mejor compañía.

Por eso, mamá quiere su pasta de retorno, pase lo que pase o así intentes salirte del juego simulando un suicidio o un embarazo paranormal, o si no pregúntenle a Eminem, que prefirió enfrentar a su madre en la corte, peleando nariz a nariz por cada dólar que esta quiso raparle.


Siguente página >>


[ Mamá será la única que entrará entonces a la escena del crimen, para cambiar la ropa, echar los talcos en el culo e invertir cualquier cantidad de dinero para encubrir el repugnante espectáculo.]