Por Chucky García

Chucky García es director de la agencia Press Riot y colaborador de Bitniks

¿Quieres mandarle un
e-mail?
Página II

No, de seguro que no. Y si su opinión es otra, tenga en cuenta que la lista de videos censurados de esta cadena de televisión es tan larga como las de los tops que forman parte de su programación semanal (referencia Top 20 Mtv), eso sin contar que la de los videos "reformados" en sus salas de edición (aquellos a los que les suprimen algunas voces y les borran las marcas de ropa de las firmas comerciales que no representa MTV) conforman el 30 o más por ciento de su programación diaria o en continua rotación (referencias Deftones, Limp Bizkit, Marilyn Manson, Eminem y hasta -¡Oh, por Dios, es increíble!- Roxette).

¿Y si MTV está dejando de ser, cada vez más, un canal de videos, hacia dónde está mutando esta Medusa con voz de sirena y rostro de Che Guevara que se presenta como una Viacom Company mientras se arrastra como la Viperina Company que siempre ha sido?

Échenle un vistazo a la Internet y otra al televisor. Detrás de cada concurso sugerente en la red (referencia 'The Planet of the Apes') podría haber un venenoso tentáculo de MTV esperando por adormilar a su presa. Frente a la vieja caja de sorpresas que llaman tele, por su parte, llegan nuevos programas como 'Jackass' o, lo que es lo mismo, espacios para la comercialización pública de prácticas que anteriormente eran privadas como vomitar en casa.

¿Podremos defecar en paz?.

Pague por ver

De momento no. Con un caritativo "Estamos llegando!", MTV acaba de anunciar la llegada de su página 'web' punto es (.es), completando así una larga lista de territorios conquistados en todos los idiomas y economías, puntos mismos de una red que no sólo tiende a socavar la identidad de los usuarios con fines publicitarios sino a convertir los ordenadores conectados en una sala alterna de producción de contenidos también viables dentro del plano de lo comercial.

Como si no fuera suficiente con robar lo escatológico de nuestra intimidad a través de sus cámaras de televisión, el servicio 'online' de MTV declara abiertamente en sus cláusulas de "privacidad" que "al hacer uso de este medio de comunicación, usted declara y garantiza tener todos los derechos y/o permisos necesarios para proveer, transmitir y/o enviar todos los materiales e información suministrados a MTV a través de esta página electrónica, y le cede esos derechos a MTV: Music Television para usar y permitirle a otros que usen estos materiales y/o información en cualquier forma que MTV desee, a través del universo y por tiempo ilimitado... ES DECIR, PUEDE SER QUE QUERAMOS USAR LA INFORMACIÓN QUE NOS HAS BRINDADO EN EL SERVICIO DE PROGRAMACIÓN DE MTV... AL PONERLA AQUÍ, ESTÁS DE ACUERDO CON QUE LA USEMOS COMO MEJOR NOS PAREZCA".

Cinismo en mayúsculas (cinismo por la cara), lo que MTV advierte a quienes luego manipula es que la irregular apropiación que realiza sobre el derecho de autor debe ser tomada como el pago por la manutención de sus espacios de expresión, llámense foros de debate, 'chats' o comunidades para 'fans'. Un peaje de carretera, en otras palabras, que debe ser tolerado y aceptado aún contra la naturaleza propia de la red, como muchos otros de los excesos que ha generado su fama de paradigma generacional.



[ ¿Y si MTV está dejando de ser, cada vez más, un canal de videos, hacia dónde está mutando esta Medusa con voz de sirena y rostro de Che Guevara que se presenta como una Viacom Company mientras se arrastra como la Viperina Company que siempre ha sido?.]