Por Mati
Martínez


Mati Martínez es periodista licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM)

e-mail

  PEMOC
Los críticos musicales se rebelan contra Operación Triunfo

Mientas a David Bisbal se le descomponen los rizos y a Chenoa le revientan los pantys pensando en el puñado de euros que dejarán de ingresar por culpa del top manta, los artistas que no han pasado por Operación Triunfo comprueban con desazón que el famoso concurso televisivo les está saliendo má s caro que la propia piratería

Y es que no hay quien compita con los personajes más vistos de la televisión, que no dejan de aparecer durante unos meses en horario de máxima audiencia jugando al karaoke y a los que después se les crea una carrera discográfica a la medida, que es insistentemente promocionada por la televisión pública y por cadenas privadas con intereses afines a los de la productora del programa.

Sin embargo, no han sido los músicos, intérpretes y compositores los que han aunado su voces para denunciar el pensamiento único musical imperante -aunque alguno de ellos haya puesto el grito en el cielo por su cuenta y riesgo-, sino los periodistas, también hartos de la degradación de la cultura frente a la todopoderosa máquina del márketing.

Fiesta en Madrid

Con la voluntad de luchar contra ello surge la asociación de Periodistas Especializados en Música, Ocio y Cultura (PEMOC), que el miécoles pasado montó una fiesta en Madrid para denunciar el timo que supone el que algunas discográficas estén haciendo el negocio del siglo gracias al dinero público que financia la televisión supuestamente de todos.

En una muestra de generosidad infinita los organizadores se comprometieron a cambiar a los asistentes sus discos de OT por otros de músicos originales y enviar los recaudados a un grupo de artistas plásticos para demostrar que "con la basura también puede hacerse arte", aunque más de uno propuso que se mandasen a Galicia para ser utilizados como rascadores de chapapote por los voluntarios que están limpiando sus costas.

Un buen número de artistas, de los que apenas se oyen en la radio y aún menos se ven por televisión, animaron un acto con el que se pretendía demostrar que en la variedad está el gusto, que la oferta musical de nuestro país afortunadamente no se limita a las canciones que se escuchan en OT y de paso recordar que no tenemos la televisión que nos merecemos.

Ana Obregón

Allí se oyó desde al inclasificable Andy Changó, con una versión alucinante y alucinógena de "David el Gnomo", hasta el pop más íntimista de Quique González, desde el rock festivo de Angel Petisme hasta el punk gamberro de Los Ratones Coloraos, pasando por las actuaciones de Pancho Varona, Héctor Lera o José María Granados. También se le hizo un hueco al flamenco, que iba a estar representado por Diego El Cigala y que finalmente no apareció.

El fin de fiesta estuvo reservado para el rap, uno de los estilos con menor cabida en los medios, con las actuaciones de Chojín, Frank T y las rimas agitanadas del dúo La Excepción, cuyos componentes aprovecharon la crítica que allí se hacía del ente público para pedir que se retirará de pantalla, además de OT, la serie protagonizada por la penosa Ana Obregón. Secundo la moción.

Más información:

Página web de Pemoc
(no activa a 19-12-2002)


 
Imprimir texto



[ imagen extraída del cartel del PEMOC realizado por Mauro Entrialgo ]
 

 
  Arriba