Por Fátima Martín

Fátima Martín es periodista licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM)


¿Quieres mandarle un
e-mail
¡øBSEX!
la última propuesta de La Fura dels Baus
16-11-00

¡Obs! es la interjección que emiten los personajes de cómic cuando tropiezan. En la jerga informática, el símbolo "ø" significa "nada". Pero øbs es mucho más. Es la última propuesta de La Fura dels Baus: una versión digital de la Macbeth de Shakespeare, donde trabajan con su innovador lenguaje el estado anímico de la obsesión. Un espectáculo catártico que los amantes de las emociones fuertes no se pueden perder.

øbs se llama el protagonista de la obra. Compite encarnizadamente y gana "el juego de la muerte" (parodia de los concursos-reality shows televisivos), que consiste en someterse a todo tipo de torturas, sodomizaciones incluidas, y consigue la corona símbolo del poder. Luego, tiene que mantenerlo. Pero apareció la mujer (la escena del strip-tease sobre fondo de gran vagina virtual es digna de sex shop), que lo seduce y debilita. Engendran un hijo que, como buen Edipo, se come (literalmente) a su padre. La tragedia está consumada. La mujer-madre, presa del remordimiento, enloquece.

Teatro Digital

øbs formalmente se parece bastante al anterior trabajo furero Manes, en lo que a ruptura del espacio escénico se refiere. O sea, el público, ocupando toda la sala (carpa o nave industrial semioscura) huye de escenarios móviles, actores amenazantes, fuego, agua, sangre... Y pasa así a formar un elemento más del espectáculo. El espectador se convierte, de esta manera, en especta-actor.

Pero øbs presenta la novedad de lo que La Fura denomina Teatro Digital. Que consiste en incorporar mediante grandes pantallas móviles, imágenes virtuales en forma de hologramas, visibles con gafas de sol polarizadas, imprescindibles para comprender la historia. El especta-actor, en un momento dado, se contempla a sí mismo en tiempo real. En lo que respecta a la música, cada escena consta de un ambiente sonoro diferente, trabajado con percusión en directo y samplers que contendrán a lo sumo cinco frases del texto original de Shakespeare.

Al término de la actuación música, escenarios, iluminación, pantallas y actores se unen para arrinconar al público en la salida. Es el fin. Tras la sucesión de sensaciones, los receptores, absolutamente impactados, sólo pueden aplaudir. A La Fura hay que vivirla, es mejor que explicarla.

øbs somos todos

Pep Gatell, coordinador general del espectáculo, afirma que en øbs no hay nada gratuito. øbs somos todos (las chaquetas voladoras denuncian vidas uniformadas), presos de la competitividad salvaje por algo que nunca nos llena. Macbeth, la mujer, insufla en los personajes masculinos la ficción del poder. Para los autores simboliza a los mass media. La conclusión es insatisfacción, destronamiento, antropofagia, remordimiento, locura y finalmente, muerte.

La perfección técnica, tecnológica, actoral y directoral de La Fura es tan alta, su innovación tanta, que apenas si le cabe la crítica. Sólo apuntar que los siete cerebros fureros son masculinos. No en vano la mujer en este caso vuelve a ser elemento distorsionador y secundario.

En otro orden de cosas, con el tiempo, los espectáculos de La Fura se van haciendo más inteligibles, menos abstractos. En øbs hasta hablan. En su página web, sostienen que " roles de actor, autor y espectador tienden a confundirse" . Pero en øbs los espectadoros siguen siendo una: masa, y los autores, los que sostienen las cámaras, siguen siendo ellos. Ya lo decía McLuhan: "quien domina el medio, domina el mensaje".

Más información

Nueva página web de La Fura dels Baus


[ La Fura presenta el Teatro Digital que incorpora grandes pantallas móviles, imágenes virtuales en forma de hologramas, visibles con gafas de sol polarizadas, imprescindibles para comprender la historia.]