Por Alex Lamikiz

A. Lamikiz es editor de Bitniks

¿Quieres mandarle un e-mail ?
Página II

Los internautas españoles tampoco parecen demasiados preocupados o esa es la impresión recibida tras lanzar la pregunta en el canal "#casados-as infieles" de Ozú. "Esto funciona por morbo, es como un baile de disfraces. Nadie se comporta como es realmente". "Creo que es una manera de masturbarse como cualquier otra, como ver una peli". "Aquí lo único que te dan es pie para que uses tu imaginación". "Esto no es infidelidad porque no lo haces físicamente. Sólo es una fantasía", afirman.

<@Aida19> y el sudor se va mezclando, el tuyo con el mio
<+chico21> ahora toda mi pelvis se mueve sintiendote muy humeda
<@Aida19> mis piernas se entreabren
<+chico21> y mis manos te empujan hacia mi
<@Aida19> apoyo mis manos sobre tus nalgas
<+chico21> un gemido de placer


"Ella no chatea. Eso es lo bueno",

Pero también hay quien no comparte estas opiniones. "No es infidelidad pero sí cierto engaño. Reconozco que no me gustaría cazar a mi pareja practicando sexo on-line pero lo preferiría a pillarle en una relación física.", explica Tudor, nick que emplea un joven que asegura tener 28 años, pareja estable y ser de "barna". Afirma además que su novia está al tanto de sus ciberaventuras y que "se enfada un poco pero se aguanta porque sabe que estoy enamorado de ella". Sin embargo se alegra de que ella no participe en el juego. "Ella no chatea. Eso es lo bueno", añade.

Hay también quien se toma el tema a la tremenda. Así, Jorge (nombre bajo el que se oculta un periodista mexicano de 25 años) responde a la pregunta de qué haría si descubriese a su novia chateando muy excitada sexualmente con otro hombre: "Me enteraría del e-mail del tipo para enviarle un virus que no sólo le dañara el disco duro del ordenador sino que le dejara impotente. Eso en el caso de que el Valentino virtual viviera lejos. De lo contrario, me presentaría en su residencia y...".

El juego de las identidades:

Otro problema que plantea la infidelidad virtual es el juego de las identidades. "En Internet nadie sabe que eres un perro", dice una frase muy popular entre los internautas. Uno puede creer que está manteniendo una conversación erótica con una rubia explosiva de 19 años de Acapulco cuando en realidad lo hace con un imberbe con espinillas de Hospitalet. Este tipo de tomaduras de pelo suelen ser bastante frecuentes y los afectados lo aceptan como gajes del oficio. "Si descubres que debajo de los ajustados jeans de tu chica se esconde un pene como el del protagonista de `Boogie Nights´ lo mejor es abortar la acción y ahorrarse el disgusto.

A diferencia de un Valentino virtual no podrás solucionar las cosas a golpes o con virus", señala Jorge.


Siguiente página >>
 


[ "Eso son bobadas. No se puede romper un matrimonio por tener fantasías con Norma Duval. Lo que pasa es que los americanos están un poco paranoicos".]