.

 ......

Por Alberto Pena
 
Alberto Pena es Director de Información Tecnológica de Labrujula.net, redactor de Windows NT Actual, además de analista y colaborador en diversas publicaciones digitales en Internet

¿Quieres mandarle un e-mail?

La era del "bug"
Fases para combatir fallos de seguridad

Hace ya tiempo, casi desde la irrupción de Internet, que los fallos de seguridad o bugs, como más comúnmente se conocen, han ido acompañando el devenir de los programas de software, no ya de internautas sino de usuarios de informática en general. Sin embargo yo diría que este hecho es implícito a la carrera casi armamentística que muchas empresas han iniciado para lanzar al mercado productos antes que la competencia.

.................................

Y lo cierto es que la comunidad informática piensa que la culpa está de parte de los departamentos técnicos, cuando, en muchas ocasiones, son los de marketing y estrategia los culpables. La premura por lanzar tal programa y las prisas injustificadas desde el punto de vista técnico son algo con lo que los ingenieros de diseño e informáticos han de convivir diariamente (aunque no lo denuncien públicamente). Sea como fuere los bugs están ahí, y hemos de aprender a convivir con ellos o bien ignorarlos.

En los últimos meses y especialmente en las últimas semanas y días, una singular y virulenta ola de bugs asola a los dos navegadores de Internet más utilizados. Algunos de ellos, como el recientemente descubierto en el Explorer son de importancia por mucho que los responsables del producto traten de minimizarlo.

Sin embargo estos fallos pueden afectar a cualquier programa. De hecho, el llamado "Efecto 2000" es en sí un bug puro y duro, y conocido ya por todos desde hace tiempo; pero en los últimos tiempos hemos asistido a otros fallos que afectan tanto a programas de contabilidad y gestión, bases de datos e incluso sistemas operativos, quizá, los más sonados.

Estos bugs son así, ni son los últimos ni los primeros, y en el fondo, desde el punto de vista técnico, es más peligrosa nuestra insana imprudencia que el fallo en sí. Si realmente nos preocupan, lo mejor es atender a las páginas de seguridad de las empresas y seguir religiosamente tanto recomendaciones como medidas; y por supuesto, hacernos con el parche en cuanto esté disponible.

¿Son realmente una amenaza tan flagrante? ¿Qué grupo informático puede considerarse como de mayor riesgo, las empresas, el usuario inquieto que navega incansable... somos todos víctimas potenciales de estos bugs?

Como en la mayoría de las cosas en la vida no hay una receta definitiva y en general será el sentido común el mejor de nuestros consejeros. Ahora bien, si el lector es un usuario comprometido o exigente, o bien tiene una responsabilidad informática a nivel de empresa o grupo, vamos a dar una sencilla guía de cómo actuar ante los bugs informáticos.

Prevención

En este aspecto poco podemos hacer puesto que ni las propias compañías saben por dónde va saltar la liebre, como vulgarmente se dice. Ahora bien, sí podemos estar atentos a boletines o webs especializados en la caza de fallos de seguridad programación, etc. Esto nos garantizará que estaremos informados en todo momento de cualquier contingencia que afecte al software en este sentido.

Actuación

Una vez que la alarma ha saltado lo mejor es evitar guiarse por alarmistas y enfermizos bulos de los que Internet desgraciadamente hace gala con demasiada frecuencia dada la dudosa intención de algunas personas/publicaciones. Lo aconsejable es dirigirse a las secciones de seguridad de la web de la compañía donde, por mucho que traten de minimizar el problema, siempre podemos tener la información más adecuada y correcta. Obviamente nadie mejor que Microsoft nos puede decir qué hacer con un bug de Excel, por poner un ejemplo cercano.En la mayoría de los casos las empresas informan de tres puntos: cuál es el problema; a quién afecta el problema; qué se debe hacer frente al problema

Resolución

Si el fallo es lo suficientemente grave como para, primero, haberlo reconocido, y, segundo, haberlo publicado en la web, la compañía pondrá todos los medios para tratar de lanzar un parche que solucione el fallo cuanto antes. En ese momento nuestra misión será la de hacernos con él y solventar así el problema. Claro, hasta que llegue el próximo bug.

Si nos fijamos un poco es fácil hacer una analogía de todo este proceso con la aparición-reacción de un virus informático, salvando ciertos aspectos, claro.

Personalmente no considero oportuna la postura de muchas personas que se rasgan las vestiduras porque tal o cual programa tiene un fallo que en la mayoría de las ocasiones no es "tan grave". Es imposible pretender que programas que manejan tantos protocolos, tecnologías de terceros y tratan archivos ajenos y de dudosa calidad técnica puedan tener un funcionamiento correcto. Lo que sí es exigible es la premura y eficacia en la actuación de los equipos de técnicos para solventar, cuanto antes, un problema que no deben sufrir clientes que han pagado una cantidad por ese producto, si bien es cierto que muchos de los productos que han resultado más conflictivos son gratuitos.

Los bugs están ahí, y hay que mirarlos con la sana prudencia informática que nos impongan las circunstancias, ni más, ni menos.

 

Más información:

Web de Apple España

Teléfono de información al cliente de Apple: 902 11 2000

. Los bugs, la pesadilla del software

 

"La premura por

lanzar tal o cual

programa es

habitual para

ingenieros

de diseño

e informáticos"

 

. Los navegadores también son amenazados

 

............

 

 Suscríbete

¡Es gratis!

............