Por Javier Barriopedro

F.J. Barripedro es escritor y experto en temas fantásticos.

¿Quieres mandarle un e-mail ?

Tantas promesas incumplidas...
Error del Milenio
06-06-00

Nos llegó el 2000 y una gran cantidad de ideas -tanto buenas como peores-, se vinieron abajo en una llamarada tan falta de gloria, que es mejor no volver a pensar en ellas.


Se buscó crear un ambiente de fiesta interminable -celebrar, celebrar que el mundo se va a acabar- y en lo personal, creo que éste fue un Fin de Año como cualquier otro, ya más pensado para pasarlo con los amigos y una multitud de desconocidos que se encontraban tan alegremente alcoholizados como la mayoría de nosotros. En cuanto a mí, me prometieron imágenes de verdaderas bacanales a lo largo y ancho del mundo, pero no vi nada distinto... De no ser por los letreros luminiscentes que, en esta ocasión, contenían un dos y tres ceros. La misma fiesta y, casi, los mismos invitados de siempre.


Pérdidas de información


Pero, ¿qué hubo de aquella paranoia funcional acerca del Y2K, el tan famoso "Error del Milenio"? Escuchó que una buena cantidad de bancos dejaron de dispensar dinero desde el 30 de Diciembre, con el fin de evitar retiros masivos que pudiesen afectar las economías locales; supe de redes completas que fueron desconectadas para evitar pérdidas de información; me enteré acerca de proveedores de servicios de Internet que restringieron o negaron por completo el acceso a sus clientes si éstos no se aplicaban una "batería Y2K" que certificara que ellos no iban, ¡a propagar el error del milenio a los demás usuarios!


Lo cierto es que yo, por medio de varios sitios del Internet, descargué a mi modesto ordenador tres de las mentadas baterías de prueba, las corrí y resultó que mi sistema no era "Y2K compliant" -que no daría el salto en el reloj, pero dicho de forma hypertecnificada para que suene aterrador-, pero que no debía preocuparme ya que, por módicos precios que iban desde 35.95 USD e la prueba más barata y que sólo te vendía "sotfware de corrección"- hasta 150 USD por una tarjeta con una nueva tecnología que te ayudaría a prevenir estragos informáticos durante el cambio de fechas y la subsecuente crisis informática que ésta ocasionaría. Lo dejó pasar, sin mucha aprehensión, acostumbrado como estoy a sufrir muertes cybernéticas y me olvidé del asunto.


¡Sorpresa!

Después de la fiesta con mis padres, hermanos abuela y esposa en la maravillosa Villa Rica de la Vera Cruz, o el puerto de Veracruz para los federalistas irredentos, llegué a casa el 5 de Enero, temprano por la mañana y, con cierto morbo inexplicable, encendí el ordenador...
¡Sorpresa! Tardé en encender un poquitón -problemas con el disco duro- y comenzé a cargar todo lo que tengo en mi menú de inicio. Salió el reloj y me indicó la fecha: 5 de Enero de 2000 o 2000-01-05 en los atajos de las aplicaciones Por supuesto que leí que llegado el día primero del nuevo año, no se habían registrado fallas en los sistemas de información de Veracruz -hay que decirlo, en aquel bello estado, no se está muy bien en cuestión de hardware. Vamos un poquito retrasados en muchas de nuestras instancias burocráticas-, por lo que deduje que nada había pasado en el resto del país y del mundo.



Siguente página >>



[ Supe de redes completas que fueron desconectadas para evitar pérdidas de información.]