E  N  T  R  E  V  I  S  T  A  S  

 


Texto
Joseba Lopezortega

Foto
José Simal
  Entrevista Juan Cueto Pag. 3 de 4

Continuando con la cuestión moral, en los nuevos entornos puede darse la paradoja de que proyectemos nuestras pulsiones sexuales más extrañas sobre entes virtuales. ¿Crees que vamos a exportar nuestros parámetros morales? ¿Puede juzgarse un comportamiento como inmoral si no tiene implicación real alguna?

Esa es una cuestión muy bien centrada. Mi respuesta es no, porque sería como si se produjera persecución contra la masturbación. ¿Se persigue la masturbación? En lo cotidiano no, pero sí en el ideario católico... me está usted hablando de un nuevo concepto de pecado, y las tecnologías probablemente amplifican los pecados que ya se encuentran dentro de las religiones. Sospecho que si pensar en una ninfa de Nabokov es pecado, hacerlo auxiliado por sensaciones táctiles, visuales y auditivas se juzgará por la Iglesia como más pecaminoso. La gama de los pecados será mayor para los que creen en los pecados, que son quienes realmente dominan el mundo. Los Estados tienen dueño, y los dueños de los Estados son los que controlan los pecados. Y no creo que las cotas de libertad sean ahora menores que hace años, pero sí creo que los controles son mayores. Existe una multinacional del pecado, llena además de paradojas.

¿Y dónde queda España?

¿Sabe cuál es una de las características españolas que nos hace diferentes del resto, en todo lo que tiene que ver con estas materias? Este es el único país del mundo occidental en el que la gente vive en casas en propiedad en un ochenta y cinco por ciento. Fíjate lo que esto paraliza: primero, cualquier cosa que entre en una casa es para toda la vida; segundo, se reduce la movilidad; tercero, crea dependencia de la Banca, y las oficinas de los bancos cumplen la misma función que las parroquias hace años... pues bien, la Banca sabe que el que meta el cable en casa mete el banco en casa. Para eso hacen falta el cine y el fútbol, que son muñequitos muy graciosos que acercan a la gente a las manos de la Banca. Todos los bancos tienen terror a que las redes multipliquen la oferta bancaria, porque se han acostumbrado a estar junto a las casas y ahora las distancias no existirán tampoco para ellos. Además, con el servicio de cable, ¿por qué pasar por el banco para pagar el colegio de los niños? De ahí que todos nuestros bancos estén tras el negocio del cable. Quieren estar ahí porque el cable en España es para toda la vida, dado que las casas son para toda la vida. Somos la mentalidad sedentaria más grande del mundo.

En el momento actual, con una oferta todavía limitada, ¿qué están ofreciendo las redes que le inquiete y atraiga desde una perspectiva cultural?

No lo sé. Están faltas de ideas nuevas. ¿Están en Internet las nuevas ideas que surgen en el mundo? No. En cambio se está reproduciendo el mundo de los años sesenta. Hay un intento de hacer ver a las nuevas generaciones qué es lo moderno utilizando vanguardias de los sesenta y setenta.

Las tecnologías pertenecen básicamente a los norteamericanos y los contenidos también.

Las tecnologías pertenecen a los norteamericanos porque los contenidos, en su mayor parte, también. La mayor industria generadora de riqueza y trabajo en los Estados Unidos en los cinco últimos años es la unión entre Hollywood y Silicon Valley: Siliwood, los contenidos de Hollywood por un lado y las tecnologías de Silicon Valley por otro. Hace tiempo que una película no es una película, sino un relato de hora y media que se estrena en salas pero que da lugar a una serie enorme de derechos: programas en CD Rom, parques de atracciones. Los norteamericanos han dejado la titularidad de las grandes compañías productoras para especializarse en el control de los contenidos. Son estos los que producen dinero.

Incluso "Waterworld" ha recuperado ya su inversión.

Sí, lo ha hecho pero no en el cine, sino en las taquillas posteriores: vídeo, vídeo láser, parques de atracciones, juegos, merchandising... y eso representa un problema para nuestro país: las tecnologías se pueden adquirir, porque hay excedentes, pero los contenidos no. Y nosotros tenemos muy pocos contenidos exportables.

De ahí que la Unión Europea hablara de exención cultural en la "Ronda Uruguay" del Tratado de Libre Comercio.

Claro. España, en cuanto a contenidos audiovisuales, no puede competir sola, sino con otros países. Dicen de mí que estoy contra el cine español y no es así; no lo estoy, pero digo que cuarenta o cincuenta películas al año, que ya son muchas, jamás podrán resolver la cuota de autonomía de nuestra cultura en un sentido amplio. En cambio, en el marco europeo sí se puede competir. A partir de las ayudas posteriores al GATT, están despegando el cine francés, italiano o español. Por cierto, son curiosas algunas repercusiones de los actuales audiovisuales: por ejemplo sobre los libros. Una película como "Parque Jurásico" casi ha producido más sobre papel -libros, revistas, merchandising- que cualquier otro producto.

Las películas son la excusa.

Son el pretexto para producir un impacto mundial. Para que este se produzca tiene que dedicarse el treinta por ciento del presupuesto a promoción. El estreno funciona como un pretexto para el despegue del producto a escala mundial.

Página | 1 | 2 | 3 | 4 |

 
Imprimir texto



"¿Se persigue la masturbación? En lo cotidiano no, pero sí en el ideario católico"
 

 
  Arriba