Por Miguel A.

Sabadell

 

M.A.Sabadell

es Astrofísico y

profesor de

la Universidad

de Zaragoza

 

E-Mail:

mas@geophysica

.unizar.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Evolución

Primos del chimpancé..., y de la sequoia

Si preguntásemos a un hombre de la calle que entiende por la teoría de la evolución, es muy fácil que nos contestase: "Sí, hombre. Esa que dice que descendemos del mono".

 

Sin embargo, esto no es así. La evolución, tal y como fue planteada por Charles Darwin en sui libro "El Origen de las Especies", es bien distinta. Primero hay que tener en cuenta que el gran descubrimiento de Darwin no fue la evolución de las especies, cosa en la que muchos naturalistas de la época estaban perfectamente de acuerdo, sino que fue el primero en plantear un mecanismo efectivo para provocar ese cambio: la selección natural, que también suele confundirse con lo de "la supervivencia del más fuerte".

La selección natural no es que sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta al medio en el que vive. Y si el medio cambia, sobrevivirán aquellas especies que se adapten mejor a las nuevas condiciones de vida. Ciertamente, esta idea chocaba -y choca- con ciertas mentalidades que creían -y creen- que Dios nos puso aquí como quien planta una maceta. El planteamiento de Darwin era bien simple, pero no explicaba cómo funcionaba la selección natural en los seres vivos.

Tuvimos que esperar hasta que se descubrieron los genes y con ellos, los mecanismos de la herencia. De este modo podemos entender la evolución de las especies como cambios -mutaciones- en el patrimonio genético. Aquellos cambios que proporcionen cierta ventaja en la supervivencia se propagarán más que aquellos que no lo hagan. Por ejemplo, un cambio genético que haga correr más a una gacela hará que ésta tenga más probabilidades de sobrevivir que otro que lo haga sea ralentizar su velocidad, siendo presa fácil de los predadores.

Por otro lado, el análisis del patrimonio genético de las especies ha proporcionado la evidencia definitiva de que todos los seres vivos de este planeta descendemos de un tronco común. Si no, resulta bastante complicado explicar cómo es que compartimos el 99% de nuestros genes con el chimpancé -prácticamente es primo hermano nuestro- y un 30% con la sequoia.

(Próxima columna: julio 1998)

 

 

. Con los genes se descubriò el mecanismo de la herencia.

 

"La teoría de la

evolución no dice

que sobrevive el

más fuerte, sino

quien mejor se

adapta al medio"

 

 

 

. Todos los seres vivos del planeta descendemos de un tronco común.

 

 

............................................................................................................................

   ..........Bitniks M.A.G.A.Z.I.N.E tiene .21..páginas  

1... Portada 2. .... Sumario 3....Entrevista 4.......Links de:

5....Reportaje 6. .. ..Noticias 7....7 líneas para ti 8.... ..Galeria

9....Arte 10. . Bit Latinoit L 11...Ciencia 12... .C. Ficción

13.. Diseño 14.. Economí@ 15...Made in Spain 16..... Música

17...Ocio 18.. Publicidad 19...Tecnología 20.EEEEEmergentes

21...Editorial

 

> Números anteriores de Bitniks M.A.G.A.Z.I.N.E

 

 

 

 

bitniks@sarenet.es

 

 

 

Home - Who is Who - Links

 

_________________________________________________________________________________________________